Comparativas

A mediados de los ochenta, las firmas japonesas competían entre si constantemente, y ante la fiebre de motos deportivas por parte de los usuarios, estos decidieron sacar al mercado motocicletas "réplicas" de las motos del mundial de 500. Yamaha fue la primera marca en sacar su preciosa RD 500 LC con 4 cilindros refrigerado por agua y 90 cv de potencia. Suzuki y Honda reaccionaron al poco tiempo fabricando sus RG500 Gamma y NS400R. En 1985 solo unos pocos privilegiados podían comprar estas motos y emular a Kenny Roberts con su Yamaha RD500LC, Barry Sheene con la Suzuki o Freddie Spencer con la Honda. Para colmo estas preciosidades nunca llegaron a nuestro país de manera oficial, pues los importadores no veían mercado para ellas, al margen de los cupos y aranceles elevados. Es cierto que existían importadores "paralelos" y gracias a ellos algunas unidades pudieron llegar a nuestro país.

Las tres motocicletas de este comprativo son motos clásicas y de colección con un valor al alza, superando en el mercado de ocasión los 10.000€ por modelo si se encuentran en estado original.

La gran duda, entre estas tres maravillas, surge cuando dudas entre la belleza, pasión y brutalidad de la Yamaha RD500LC, la sofisticación y prestaciones de la Suzuki RG500 Gamma o el equilibrio y finura de la Honda NS400R. Quizás estas dudas te lo resuelvan el artículo publicado por la revista Motociclismo número 918 de 1985 que puedes descargarte a continuación

Descargar PDF

Comparativa 500cc 2t Motociclismo 1985

Honda ha sido de las pocas marcas de motocicletas que se ha permitido de tener la competencia en su propia casa. Aunque esta comparativa no carezca de lógica, en el fondo si la tiene. La firma del ala dorada lanzó en 1983 la revolucionaria VF 750 F, que aunque tecnologicamente podríamos decir que era la más avanzada del mercado, su desarrollo prematuro y compleja tecnología puso en aprietos a este precioso modelo debido a sus problemas técnicos. La Honda VF 750 F era una motocicleta cara no solo por su tecnología sino por su elevada calidad (motor V4 refrigerado por agua y 16v, chasis de sección rectangular, llantas Comstar, etc.), lo que no podía permitirse ser un fracaso comercial. Debido a los problemas de lubricación en las culatas, refrigeración y algún detalle más, Honda tuvo que reaccionar rápido mientras evolucionaba la sustituta (futura VFR 750 F del 86), por lo que decidió lanzar al mercado una sustituta de la VF750F. Nace en 1984 la CBX750F con un mismo concepto pero con un planteamiento diferente. La CBX destaca por su precioso frontal de 2 faros cuadrados (estilo Seat 1430), motor tetracilíndrico en línea refrigerado por aire y chasis convencional. Ambas comparten medidas de ruedas y neumáticos con una llanta de 18" detrás y 16" delante, aunque la CBX era más neutral y no tenía esas incomodas reacciones de enderezarse delante cuando frenabas. Las potencias y velocidades puntas eran similares rondando los 90cv. Cabe destacar el sistema hidráulico de reglaje de válvulas de la CBX750.

Curiosidades de la vida, y aunque la CBX750 en terminos generales era una moto más sencilla que la VF750F, no solo era más fiable sino que tenía un comportamiento mejor.

Puedes conocer todos los detalles en la comparativa publicada por la revista Motociclismo número 841 de 1984.

Descargar PDF

Honda CBX750 VF750F

Esta comparativa era una de las más solicitadas a finales de los 90, cuando nació la nueva Yamaha YZF600R6 con el objetivo de desbancar y quitarle el éxito de ventas a la Honda CBR600F. Dos motos de concepto similar aunque distintas en su filosofía. Honda seguía destacando en su CBR evolucionada como moto para todo, su polivalencia hacía que este modelo fuera bien tanto en ciudad, carretera como circuito. La R6 de Yamaha tenía un comportamiento mucho más radical y deportivo.  Veremos cuál de ellas es mejor.

Si quieres ver los datos oficiales de cada una de ellas y conocer en qué medio destaca cada una de ellas, no te pierdas el comparativo del archivo PDF que tienes a continuación con el reportaje de Luis Miguel Reyes en la revista Solo Moto 30 número 191 de enero de 1999.

Descargar PDF

SoloMoto30 R6 CBR600

A mediados de los ochenta antes de la llegada de las populares 600cc, la moto "perfecta" era la 750, que era el equilibrio perfecto entre una 500cc y una 1000cc. Las 750cc japonesas de los 80 ya empezaban a ser tecnologicamente más sofisticadas que las motocicletas europeas, con unas mayores prestaciones, mayor suavidad de funcionamiento y más fiables.

En este caso la revista Motociclismo número 863 de 1984 comparó la recién llegada Honda VF750F con su novedoso motor V4 de 16 válvulas refrigerado por agua y 90 cv de potencia contra su hermana Honda CBX 750F (más novedosa todavía en cuanto a lanzamiento al mercado) y la "veterana" Suzuki GSX750ES. Tres conceptos similares aunque muy diferentes entre ellas. No te pierdas las impresiones del reportaje de la época publicado por el periodista y piloto Augusto Moreno de Carlos.

Descargar PDF

portada comparativa 750 japonesas 80

En 1992 España presentó el nuevo tren de alta velocidad española (AVE) aprovechando la EXPO de Sevilla. El primer recorrido español que hacía el AVE fue el de Madrid Sevilla y viceversa en un tiempo inferior a 3 horas y parando en Ciudad Real y Córdoba. Era una declaración de intenciones poder ir sentado comodamente a una velocidad ligeramente superior a los 300 km/h con total seguridad. El AVE fue una revolución en España, lo mismo que la Kawasaki ZZR 1100 presentada en 1991 y que competía para lograr el título a la motocicleta más rápida del mercado con una velocidad punta de casi 300 km/h (282 reales), lo que la convertía en la motocicleta de serie más rápida del mundo. La ZZR 1100 también era una declaración de intenciones, por eso la revista Motociclismo tuvo la genial idea de realizar una hipotetica comparativa entre ambos "misiles terrestres". Evidentemente no son comparables pero el artículo nos da a entender el potencial de cada vehículo. 12.000 cv frente a los casi 150 cv de la ZZR 1100. 

No te pierdas este interesante artículo publicado por Augusto Moreno de Carlos en la revista Motociclismo de 1992.

Descargar PDF