Marcas y modelos

LaYamaha XJ650 fue importada a España por SEMSA en el año 1983 a pesar de que este modelo nació en 1982. Yamaha diseño la XJ650 como una motocicleta de alto rendimiento con un nuevo motor cuatro cilindros en línea con doble árbol de levas en cabeza (DOHC) refrigerado por aire y con transmisión por cardán.La XJ 650 fue la sucesora del XS Special introducido en 1978, que no vino a España pero si se vendieron miles de unidades en EE.UU.

La Yamaha RD 350 fue toda una revolución en nuestro mercado español a mediados de los años 80. Después de unos largos años setenta, el usuario joven tenía ganas de disfrutar de una moto ligera, fiable con elevadas prestaciones y a un precio "económico". La RD 350 cumplía con creces todos estos requisitos, ya que no tenía competencia y su precio rondaba sobre las 600.000 pesetas. Tenía un motor bicilíndrico de 2 tiempos de 60 caballos con el que podía codearse e incluso batir a motos de cilindrada superior como la Suzuki GSX550ES, Yamaha XJ 600, etc. Era una modo ideal para competir y se hizo en España una Copa RD 350

 Yamaha RD 350

La Yamaha TZR 250 fue una motocicleta de calle basada en la TZ250 de competición. Comenzó su producción en junio de 1986, con un motor de 2 tiempos y dos cilindros en paralelo que recordaba mucho al propulsor de la RD 250 y 350. El objetivo de Yamaha era sustituir ambas RDs por la nueva TZR 250. El motor de la TZR contaba a igual que la RD 350 con el sistema YPVS (Yamaha Power Valve System), que variaba la válvula de escape en función de las revoluciones del motor, comenzando su apertura a las 6.000 rpm hasta las 10.000 rpm,  entregando 50 cv de potencia máxima. Habían algunas preparaciones para carreras donde sus motores rondaban casi los 60cv modificando escapes y carburación.

Yamaha TZR250

A mediados de los años 80 cuando en Europa y sobre todo en España existía una fiebre por las motos japonesas de 4 cilindros, en 1986 Yamaha sorprende a los usuarios con la llegada de un nuevo modelo de carretera de 600cc monocilíndrico. El motor era exactamente el mismo de la XT 600. Un gran motor fiable con 44 cv refrigerado por aire y 4 válvulas pero con arranque a patada. Para los más puristas era algo auténtico, pero para la mayoría de los usuarios se echaba en falta el arranque eléctrico. Destacaba por su estética deportiva y su poco peso, siendo una gran candidata para carreteras secundarias. Hoy en día es una moto preciada sobre todo para conservarla de manera original o como partida de las tan de moda "Cafe Racer"

A continuación puedes leer la prueba a fondo de la revista Solo Moto 30.

Descargar PDF

Tras la fiebre de las esperadas motos japonesas, en los años 80 los japoneses ya habían arrasado en Europa dejando en crisis a más de un fabricante europeo, en pocas palabras se habían hecho con el control del mercado. Las motos japonesas destacaban por ser motos muy rápidas y fiables, aunque todavía en esta década no tenían los chasis, frenos ni estabilidad de las motos italianas. Los 80, fue un “boom” en la incorporación de nueva tecnología. Las motos deportivas ya empezaban a tener 16 válvulas en sus cuatro cilindros, y refrigeración líquida, superando los 100cv las motos de alta cilindrada.

1985 fz750